Lácteos que embellecen


Lácteos que embellecen

La leche es uno de los alimentos más nutritivos que existe. Contiene hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y calcio. Por su excelente composición se ha utilizado como cosmético desde tiempos inmemorables.

Quien más quien menos ha oído hablar de los famosos baños de Cleopatra. Siglos después, los laboratorios cosméticos más avanzados y profesionales de todo el mundo integran en sus tratamientos fórmulas elaboradas con lácteos, un componente capaz de mejorar el estado de la piel y del cabello. La leche ejerce un efecto muy beneficioso sobre la piel, dejándola suave y flexible. Actúa como barrera protectora para luchar contra las agresiones externas, humectándola y revitalizándola. Uno de sus principios activos, la biotina, se incluye en preparados capilares destinados a evitar la pérdida del cabello. De la leche se extrae el ácido lácteo, producido a partir de la lactosa, se trata de un ácido natural orgánico con una larga tradición en la industria cosmética. Contribuye eficazmente a retener la humedad, reconstituyendo la película hidrolipídica protectora natural de la piel. Sus enzimas también se emplean como conservante en diversas fórmulas. Otros derivados de la leche son las bioproteínas, de efecto hidratante e hidrorregulador de las capas superficiales de la epidermis. Los oligopéptidos de lactoglobulina producen un efecto tensor, mientras que la lactosa y sus derivados proporcionan energía a las células favoreciendo la renovación celular. El suero de la leche estimula la producción natural de colágeno, reafirmando la piel y combatiendo los signos de envejecimiento. Además, contiene activos reparadores.