Algas: el futuro de la cosmética


Algas: el futuro de la cosmética

Las algas son conocidas y utilizadas desde la antigüedad como fuente de salud y belleza debido a su gran riqueza en vitaminas, proteínas, minerales y oligoelementos. Su importancia en alimentación y terapéutica es cada día mayor ya que las investigaciones científicas avalan estos usos y muestran nuevas propiedades y acciones farmacológicas de las sustancias activas que contienen.

Las algas: tesoros del mar Actualmente, ya no es ajeno el conocimiento de las importantes aplicaciones culinarias de las algas, cada vez más apreciadas en la gastronomía por su versatilidad, facilidad de preparación, propiedades nutricionales y el valor añadido de que son productos naturales, muy bien asimilados por el organismo al que aportan proteínas de alto valor biológico, mineral y oligoelementos, además de vitaminas y polifenoles. Poseen escaso contenido en lípidos, que incluyen principalmente ácidos grasos poliinsaturados, que juegan un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, hipertensión, procesos reumáticos inflamatorios y que actúan como sustancias probióticas que estimulan el sistema inmunitario. Son, además, ricas en fibra, principalmente soluble, que también está indicada para controlar los niveles triglicéridos y colesterol. De los diferentes grupos de algas, existen un nutrido grupo que se usan en estética y programas de belleza y bienestar en centros de talasoterapia, balnearios y spas. Para su uso en estética y programas de salud y bienestar se emplean diversas técnicas y formas cosméticas como: · Mascarillas faciales y corporales: se emplean en todo tipo de alteraciones, pero principalmente en pieles deshidratadas y desvitalizadas, en seborrea y acné o tratamientos preventivos del envejecimiento. · Emplastos: se aplica una pasta de algas en la zona a tratar, y según el tipo de alga o mezcla de las mismas, puede tener acción descongestiva, drenante, anticelulítica, etc. · Envolturas: pueden ser locales o generales y su objetivo es la mejora de la hidratación, pero también puede tener fines drenantes, desintoxicantes, antiestrés, etc. Una vez aplicado el producto el cliente se introduce en una Chromotherm de última generación con vapor para que penetren de forma eficaz los activos del producto. Finalmente, se retira con una ducha de hidromasaje. · Baños de algas: se incorporan al agua de baño, generalmente en forma de solución glicólica para facilitar su disolución. · Masaje con gel o crema de algas: en este caso las formas cosméticas utilizadas deben facilitar la manipulación y las maniobras de masaje, favoreciendo la penetración de las sustancias activas.