Estrías, flacidez....¿y ahora qué?


Estrías, flacidez....¿y ahora qué?

El embarazo es una espera grávida, dulce y especial que dura nueve meses, y en la que la madre se transforma de arriba abajo. La ilusión de una nueva vida no impide ver con preocupación el desarrollo de estrías, flacidez o celulitis.

Durante el período de gestación hay dos etapas bien diferenciadas. La primera, la más importante para el desarrollo del feto (durante los tres primeros meses el embrión se desarrolla y se forman los órganos internos, aunque apenas crece), la piel deja de recibir los recursos a los que está acostumbrada y se produce un incremento de progesterona en sangre, aumentando la fragilidad del tejido, lo que contribuye a la aparición de las temidas estrías. Durante la segunda etapa el aumento de peso y volumen entorpece el retorno linfático, unido a la falta de movimiento produce enema, celulitis y piernas cansadas. La transformación se hace visible, sin embargo, casi todo volverá a la normalidad transcurrido un tiempo prudencial tras el parto. Sólo las estrías pueden ser permanentes, motivo suficiente para prevenirlas durante el embarazo con productos específicos. En el mercado existen multitud de cosméticos excelentes que previenen su aparición, pero también contamos con los llamados productos naturales. Después de esos nueve meses de espera, llega el feliz momento: ver la carita de tu bebé. Debemos dejar pasar la cuarentena y será entonces el momento de preocuparnos por nuestro cuerpo y ponernos manos a la obra para recuperar la silueta y para que todo vuelva a la normalidad. Hay muchos tratamientos que pueden ayudarte. Si a pesar de prevenir la aparición de estrías estas aparecen, no desesperes, ponte en manos de expertos , estarás a tiempo de solucionar el problema.