Los problemas cutáneos de las pieles negras y mestizas


Los problemas cutáneos de las pieles negras y mestizas

La piel está formada por tres capas (epidermis, dermis e hipodermis) y cuenta con algunos anexos cutáneos: pelo, glándula sebácea, glándula sudorípara y vasos sanguíneos.

Entre algunas de las particularidades de las pieles negras y mestizas se encuentra que el color de la piel está determinado por numerosos genes. Por lo tanto, no existe correlación entre el color de ésta, la latitud y la exposición a los rayos UV. Pese a varias hipótesis entre los dos tipos de pieles (caucásica = blanca o negra), la única diferencia entre ambas es la pigmentación cutánea: no hay diferencia cuantitativa a nivel de melanocitos, la melanización y pigmentación son diferentes, y los melanosomas están presentes hasta la capa córnea. La Pigmentación Cutánea La pigmentación cutánea presenta parámetros variables según su raza. Así, un sujeto blanco presenta melanosomas de tamaño pequeño, mientras que una persona negra presenta melanosomas grandes que se encuentran en todas las capas de la epidermis y permanecen de forma permanente. Los individuos con pigmentación cutánea negra presentan mejor fotoprotección para la hiperproducción melánica, mejor resistencia al envejecimiento fotoinducido y menor riesgo cancerígeno. Las Patologías Clásicas de la Piel Negra y Mestiza Algunas de las enfermedades más frecuentes que padece la piel negra o mestiza son: · Patologías clásicas con manchas hiperpigmentadas. · Patologías clásicas con manchas hipopigmentadas. Los tratamientos básicos se centran en evitar los productos agresivos, los roces, los productos fotosensibilizantes. Se debe prescribir siempre protectores solares.