Baño Turco


Baño Turco

El vapor de agua se conoce por sus efectos sobre la piel, a la cual proporciona un aspecto terso y luminoso. Y es que al dilatarse los poros, el vapor favorece la transpiración y la limpieza en profundidad.

¿Cómo se utiliza? Antes de entrar, es muy importante darse una ducha rápida para favorecer la transpiración de la piel. Cada sesión debe durar entre 10 y 15 minutos. Al finalizar, es importante darse una ducha de agua fría para equilibrar la temperatura corporal. ¿Para quién está recomendado? El baño turco tiene un efecto relajante y actúa como calmante del sistema nervioso. Sin embargo, está contraindicado para las personas que padecen varices o trastornos de tensión. Es muy importante que antes del tratamiento se beba agua o zumos en abundancia para evitar la deshidratación, y no es conveniente tomar el baño de vapor tras una comida copiosa o con el estómago vacío.