Piernas cansadas


Piernas cansadas

Las piernas soportan una gran carga de trabajo durante el día y es importante prestarles atención y cuidarlas. Los síntomas más frecuentes de unas piernas cansadas suelen ser hinchazón, pesadez, retención de líquidos o mala circulación.

La hidroterapia y el masaje le serán de gran utilidad para aliviar estos síntomas. Alternar agua fría con agua caliente le ayudará a descongestionar y reactivar el sistema circulatorio, potenciando un mejor funcionamiento del mismo y oxigenando más eficazmente tanto la piel como los músculos, aliviando la sensación de pesadez y cansancio. Esto no solo le aportará un bienestar y beneficio presentes, sino futuros, pudiendo con ello contrarrestar la aparición de problemas mayores, como las arañas vasculares o las varices. Los baños de agua caliente destensarán y relajarán los músculos, tendones y tejido blando circundante, evitándole la molesta sensación de tensión, así como la posibilidad de llegar a sufrir calambres u otras dolencias. Una de las mejores maneras de combatir la retención de líquidos se la aportan los masajes con aceites, promoviendo un mejor funcionamiento del sistema linfático y de desintoxicación.